Los hosteleros preparan una demanda de 55 millones contra el Gobierno por las pérdidas sufridas por el estado de alarma