Los hosteleros reclaman al Gobierno una media de 65.000 euros por negocio como indemnización por las restricciones