Los inversores reclaman clausulas antisecesión en sus contratos