Los pequeños accionistas abren frente contra BCE.