Los principales fabricantes de vehículos estafaron a 10 millones de españoles con la venta de coches