Los riegos legales vinculados a la formación amenazan al sector de gastronomía