Madrid busca convertirse en la capital internacional del derecho.