Los países de la Unión Europea han ido liberalizando progresivamente los sectores más estratégicos de sus economías, entre los que se encuentra el sector de la Energía que ha venido sufriendo en los últimos años una profunda reestructuración mediante una serie de Directivas cuyo objetivo ha sido el de unificar ese impulso liberalizador con la finalidad de crear un Mercado Único de la Energía de ámbito europeo. Así, el sector energético, clave en la economía de los países miembros de la UE, ha sido objeto de profundas transformaciones. Los Estados europeos han privatizado o están privatizando sus empresas petroleras, gasistas y eléctricas al tiempo que han de liberalizar sus mercados y permitir la entrada a nuevos operadores, incluidos los extranjeros en sus mercados internos nacionales; creando así unas condiciones de mercado que buscan la máxima competencia entre los operadores sin olvidarnos de la eficiencia energética, la modernización de las infraestructuras más esenciales, el refuerzo de las energías alternativas y todo ello sin dejar de lado el carácter de servicio esencial y estratégico del sector de la energía.

Los instrumentos jurídicos en este proceso liberalizador son esenciales y el papel de las autoridades de regulación, imprescindible. Además, el momento embrionario del proceso de liberalización al que asistimos es una oportunidad para adentrarse en el mercado de formación de especialistas que, desde poco tiempo atrás, ya son necesarios y cuyo nivel de preparación debe ser muy alto.

En el MNDE se analizan los mercados del petróleo, del gas, de  las energías renovables y  no renovables, y de forma complementaria se estudia el impacto medio ambiental que esto supone, tanto a nivel nacional como internacional.

Todo ello desde diversas perspectivas jurídicas, esto es, administrativa, mercantil, contractual y de la competencia, sin olvidar el papel fundamental que ejerce la legislación comunitaria en materia energética, factor clave del desarrollo sostenido, y de negocio, es decir, creación, gestión y dirección de empresas.

El Máster de energía ofrece, además, una serie de visitas a lo largo del curso académico a las grandes empresas del sector, con el objetivo de profundizar en la materia de forma más dinámica y visual, teniendo la posibilidad de ver como se gestionan en el día a día las empresas energéticas más influyentes a nivel nacional.