Moncloa se escuda en el Supremo para evitar demandas masivas de los hosteleros