Nadie en sano juicio puede invocar el principio de no intervención: Almagro