Ignacio Martín anuncia que dejará el consejo antes del 30 de octubre y eleva a siete el número de consejeros independientes que han abandonado la compañía en la última semana

Silvia Iranzo dimite como consejera independiente de Indra por «desacuerdo» con el cese de los vocales

Accionistas minoritarios preparan una demanda por la toma de control en el consejo de Indra. Tal y como ha adelantado ABC, accionistas minoritarios llevarán a los tribunales el cese y no reelección de cinco vocales independientes del órgano de gobierno de la cotizada. Los minoritarios se sienten perjudicados por los cambios en la compañía y formalizarán la presentación de una demanda a través del bufete de abogados Cremades & Calvo-Sotelo.

Fuentes del bufete confirman a este periódico que todavía se mantienen abiertas varias acciones respecto a esta demanda. «Se podría plantear un enfoque administrativo, uno mercantil e incluso no se descarta uno penal. Todavía se está cocinando el asunto», explican estas mismas fuentes.

Además de la demanda, desde Cremades han remitido una carta al presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en la que se le solicita una reunión para «intercambiar pareceres» sobre la situación de Indra.

Un encuentro orientado hacia «enfoques constructivos» donde representantes del bufete trasladarán la preocupación de los accionistas minoritarios de la compañía. Desde Cremades aseguran que cada vez son más los propietarios del capital social interesados en este proceso.

«Esta injerencia está afectando de manera directa a la cotización de la acción, con lo que está produciendo un daño patrimonial a los miles de pequeños accionistas que representan una amplia mayoría del capital social de la compañía. Las propias agencias de valoración nacionales e internacionales se muestran preocupadas por el devenir de los acontecimientos», reza la misiva, que solicita a la CNMV que obligue a la SEPI a lanzar una opa sobre Indra.

La ofensiva judicial se produce en un contexto de profunda inestabilidad para Indra, donde se produjo ayer otra salida del consejo. El independiente Ignacio Martín comunicó al órgano de gobierno de la tecnológica que dejará su asiento antes del 30 de octubre, una vez culmine el proceso de renovación del consejo de administración.

La ofensiva judicial se produce en un contexto de profunda inestabilidad para Indra, donde se ha producido este mismo martes otra salida del consejo. El independiente Ignacio Martín ha comunicado al órgano de gobierno de la tecnológica que dejará su asiento antes del 30 de octubre, una vez culmine el proceso de renovación del consejo de administración.

Martín deja la compañía después de cuatro años en el consejo, siendo así el independiente que lleva más tiempo en la cúpula de la compañía. Será una de las figuras que pilote la selección de nuevos consejeros independientes junto a Francisco Javier García Sanz, el otro consejero con esta designación que permanece en la firma. Ambos, con la presidencia de Martín, formarán parte de la nueva comisión de nombramientos que tendrá a Antonio Cuevas como tercer miembro y contarán con la asesoría de una consultora especializada.

El consejero saliente ha asegurado que cuenta con la voluntad de continuar hasta que se culmine este proceso con el fin de que la Comisión «pueda seleccionar con absoluta libertad y proponer con plena independencia de criterio a los candidatos más adecuados».

En un comunicado remitido a la CNMV, la compañía ha trasladado su respeto a los principios de buen gobierno y ha dado por iniciado un proceso para que «a la mayor brevedad posible» el consejo cuente con, al menos, un 50% de independientes, preferentemente mujeres.

Todo ello después de que en menos de una semana la mitad del consejo haya abandonado la compañía por el asalto del Gobierno. Una maniobra urdida por la SEPI, Amber (máximo accionista de Prisa) y la vasca Sapa que se produjo en la junta de accionistas del pasado jueves, cuando los tres grupos se aliaron para promover el cese de cuatro consejeros independientes: Alberto Terol, Carmen Aquerreta, Ana de Pro y Enrique de Leyva. Además, impidieron la renovación de una quinta consejera, Isabel Torremocha.

Este vuelco en el consejo fue duramente castigado por el mercado, ya que el pasado viernes Indra vivió su peor sesión bursátil desde 1999 y cayó casi un 15%. El presidente de la CNMV, Rodrigo Buenaventura, ya ha avisado de que el asalto sorprendió al supervisor, aunque todavía no ha tomado ninguna acción contra la toma de la tecnológica.

La crisis, lejos de cerrarse, se agravó este lunes, cuando otra consejera independiente, Silvia Iranzo, presentó su dimisión como protesta. Con la dimisión de Martín producida este martes las salidas del consejo en la última semana se eleva a siete, quedando Javier García Sanz como único independiente que se mantendrá más allá de octubre.

 

Noticias relacionadas

Los inversores castigan en Bolsa el asalto al consejo de Indra

Los minoritarios de Indra encomiendan a Cremades & Calvo-Sotelo interponer una demanda por el vuelco del consejo

Accionistas minoritarios de Indra preparan acciones contra la empresa

Minoritarios de Indra anuncian que irán a los tribunales a reclamar daños