El año 1963 marcó un hito en la historia, en la lucha por la igualdad y el Estado de Derecho. En plena guerra fría, tuvo lugar la marcha sobre Washington, organizada por un grupo de organizaciones de derechos civiles, bajo el lema “empleo, justicia y paz”, por la libertad. Fue en esta gran manifestación en la que Martin Luther King Jr. pronunció su histórico discurso “Yo tengo un sueño” [I have a dream], defendiendo la igualdad independientemente de la raza, en el Monumento a Lincoln. Esta marcha pacífica ayudó a la aprobación de la Ley de los Derechos Civiles (64) y la del Derechos al voto (65), en Estados Unidos.

Fue ese año también, en el 63, en el que tuvo lugar el primer congreso del, por entonces llamado, “Centro de la Paz Mundial a través del Derecho” [World Peace through Law Center]. Esta primera conferencia en la que participaron, además de las más altas autoridades de Grecia, y los fundadores de la asociación, el Honorable Charles Rhyne, presidente de la American Bar Association, y Earl Warren, decenas de juristas, presidentes de cortes supremas, magistrados y jueces, catedráticos y diplomáticos de todo el mundo

Así, en una época en la que el mundo conocía una serie de cambios y de reivindicaciones por los derechos de los ciudadanos, por la paz y por la igualdad, se reúne por primera vez la élite jurídica mundial, dando respuesta a una demanda social. En el congreso se intercambiaron opiniones, se debatió y expuso la situación del Estado de Derecho en las diferentes regiones del mundo, así como a escala mundial y nacional. Esta era una oportunidad para que, en un periodo de tensiones geopolíticas mundiales, los juristas pudiesen exponer, debatir y conocer como funcionaba la justicia y la democracia en sus países de origen, siempre con la voluntad de aprender y con un objetivo común: lograr la paz y la libertad a través del derecho.

Desde entonces, y todavía en la actualidad, este Centro, rebautizado con el nombre de World Jurist Association (WJA), o Asociación Mundial de Juristas, recoge el legado de sus fundadores y sigue actuando como un foro de encuentro de la élite mundial del derecho, hoy de la mano de su presidente, el español Javier Cremades.

Se han celebrado 27 congresos, en los cinco continentes. Además, la WJA cuenta con un galardón propio: el “World Peace & Liberty Award” (Premio por la Paz y la Libertad). El mismo reconoce a personalidades mundiales destacadas por su papel en la defensa del Estado de Derecho, en oposición al uso de la fuerza, tales como, Winston Churchill, René Cassin y Nelson Mandela.

Con el paso de un orden mundial bipolar a uno multipolar, en el que libertad, democracia y derechos humanos parecían haberse estabilizado y consolidado, no se volvió a celebrar una edición de estos premios durante años.

 

Sin embargo, tras una época de estabilidad en la posguerra fría, a inicios de siglo han vuelto a producirse fenómenos que han puesto en riesgo la estabilidad de unas democracias.

Por este motivo, la WJA decidió retomar la entrega del World Peace & Liberty Award, en 2019, haciendo entrega del galardón a S.M. El Rey Felipe VI de España, como reconocimiento al papel fundamental de la Monarquía Parlamentaria española, por su inquebrantable compromiso con el Estado de Derecho, en el World Law Congress 2019 (WLC, o Congreso Mundial del Derecho). Bajo el lema “Democracia, Constitución y Libertad”, la comunidad jurídica internacional volvería a debatir sobre cómo conseguir la paz y la libertad a través del derecho, sobre cómo consolidar nuestras democracias, y a premiar una respuesta institucional acorde al respeto del imperio de la ley.

Seguidamente, recibiría el premio en 2020, la magistrada de la Corte Suprema Ruth Bader Ginsburg, por su compromiso por conseguir la igualdad de género, a través del Derecho. Tras el fallecimiento de la jueza, la WJA decidió crear los premios Medalla de Honor Ruth Bader Ginsburg. Su primera edición tuvo lugar en Madrid en 2021, otorgando el galardón a ocho mujeres juristas de destacado recorrido profesional, como la jueza sudáfricana Navi Pillay, quien fuese Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

El último WLC tuvo lugar a finales de 2021, en la ciudad de Barranquilla, en el mismo la comunidad jurídica internacional reconoció, en el 30 aniversario de la Constitución Política de Colombia y 200 años de la Constitución de Cúcuta, la evolución y el compromiso del país en la defensa, el fortalecimiento y la promoción del Estado de Derecho.

El 28º World Law Congress, tendrá lugar en la ciudad de Ginebra. Está por definir su temática, el receptor del World Peace & Liberty Award, ya apodado “Nobel del Derecho” y quienes serán las premiadas en la segunda edición de las Medallas de Honor Ruth Bader Ginsburg de la WJA. Pero, sin duda el objetivo de estos congresos permanece: propiciar un debate mundial sobre el Estado de Derecho, sus retos y cómo afrontarlos a través de la justicia, para lograr la paz y la libertad mundial. El debate sobre el Estado de Derecho es más necesario que nunca, para combatir los riesgos que amenazan nuestras democracias.