Lo que no parece discutible es que el general que fue presidente de EE.UU. entre 1953 y 1961 se sentiría incómodo ante la situación que vive hoy la prensa en el que ha sido el bastión de su libertad desde la construcción del país a finales del siglo XVIII. «Fue un demócrata profundo que supo someterse a las reglas del juego de la sociedad pública, que tuvo una relación muy fluida con los medios, dio muchas entrevistas y entendió que el periodismo no solo era un mecanismo de comunicación sino también de rendir cuentas ante la sociedad», explicó sobre Eisenhower, el primer presidente en dar una rueda de prensa televisada.