Los servicios jurídicos de la Fundación del Toro de Lidia (FTL) y de la familia de Víctor Barrio han presentado una denuncia por amenazas y contra el honor de Raquel Sanz Lobo, esposa del torero fallecido el pasado mes en la plaza de toros de Teruel, por los comentarios publicados en distintas redes sociales.

La Fundación ha interpuesto tres denuncias por amenazas y contra el honor, una demanda de conciliación previa a una querella por injurias y otra querella por enaltecimiento del terrorismo que se está ultimando, según ha informado el despacho de abogados de la FTL. El objetivo de las denuncias «es perseguir judicialmente todos los supuestos delitos cometidos hacia el torero, su familia, su profesión y la tauromaquia en su conjunto».

Desde la Fundación y sus servicios jurídicos se siguen analizando los miles de mensajes recibidos y preparando y ultimando acciones judiciales «con la misión de que ningún ataque a la tauromaquia quede impune».

El torero Víctor Barrio falleció en la plaza de toros de Teruel a consecuencia de una cornada. Su muerte generó un gran debate en las redes sociales entre defensores y detractores de las corridas de toros algunos de los cuales llegaron a celebrar la pérdida del matador segoviano.