El Movimiento Cristiano de Liberación (MCL), junto a la familia del opositor Oswaldo Payá han lanzado una iniciativa para esclarecer en instancias internacionales su muerte, sucedida en julio de 2012 en un supuesto accidente de tráfico, y reclamar también la excarcelación del médico Eduardo Cardet, detenido desde 2016, reseñó la agencia Europa Press.

Carlos Payá, hermano del difunto opositor, recordó que la “muerte no aclarada” de Oswaldo, quien perdió la vida después de que el vehículo en el que viajaba junto al también opositor cubano Harold Cepero, el español Ángel Carromero y el sueco Aron Modig se saliera de la carretera bajo el asedio de la Policía política cubana.

Confirmó que, “como hermano”, acudió al despacho de abogados madrileño Cremades & Calvo-Sotelo para apelar a la ayuda de instancias internacionales, ya que considera que en Cuba las vías están cerradas.  

En este sentido, ha afirmado que seis años después de la tragedia la familia sigue sin haber tenido acceso al informe de autopsia.

Excarcelación.

El MCL en su conjunto quiere también que se interceda en favor de su coordinador, Eduardo Cardet, que lleva dos años entre rejas por un delito de atentado a la autoridad.

El Supremo cubano rechazó esta misma semana su última apelación, por lo que “ya no hay posibilidad ninguna” de que la Justicia de la Isla le ampare, explicó Payá en un encuentro con los medios.

Cardet ha sufrido en este tiempo la cancelación de las visitas familiares y no ha podido beneficiarse de las medidas de libertad condicional a las que, según Payá, ya tendría derecho conforme a las leyes cubanas.

El coordinador del MCL sería un “rehén del régimen” y ahora aspira a “salir libre” sin tener que recurrir al “destierro”.