Prohibición de competencia en las sociedades de capital: un tratamiento desigual