Si se forzara una competencia real en el sector de las telecomunicaciones, seguramente se progresaría mucho más