Recogida de denuncias y mapa de los abusos: el gran reto de la auditoría de la Iglesia