Suma la plataforma de afectados del cartel del motor a 3.500 gallegos