Un grupo de hosteleros crea una plataforma nacional para reclamar al Estado las pérdidas desde marzo