La querella de Eos-X Space contra Arthur D. Little y su ex jefe en España, Carlos Mira, incluye correos que apoyarían la tesis del robo de secretos de empresa

El ex jefe en España de la consultora Arthur D. Little, Carlos Mira, pidió en mayo de 2021 a Kemel Kharbachi, fundador de Eos-X Space, empresa española que está desarrollando el turismo espacialel 35% del capital de la compañía por 3.535 euros. Así lo refleja un correo electrónico del 18 de mayo de 2021 que dirige Mira al propio Kharbachi y que está incluido en la querella que el fundador de Eos-X Space ha interpuesto contra Mira y la propia Arthur D. Little por un delito de revelación de secretos de empresa y corrupción en los negocios.

La querella, como adelantó este diario, se presentó en noviembre y ahora ha sido admitida a trámite y ya está siendo investigada por un juzgado de Madrid. En el escrito se incluye este correo electrónico en el que Mira le explica a Kharbachi la fórmula para traspasar ese 35% del capital de Eos-X Space a una empresa controlada por él, Lennox & Walton SL: «Número de participaciones que se transmiten: 3.535 (es el 35% de las 10.100 participaciones que componen el capital social de la empresa); Numeración de las participaciones que se transmiten: de la 1 a la 3.535 ambas inclusive; Precio: 3.535,00 euros (su valor nominal)», señala el correo.

Además, siempre según se refleja en la querella, el 7 de junio de 2021 los abogados de Arthur D. Little y de Carlos Mira enviaron a Kharbachi otro correo electrónico con los documentos legales para cesarle como administrador único de Eos-X Space y el nombramiento de Mira como vicepresidente y consejero delegado de la compañía.

«Estimado Sr. Kharbachi, siguiendo instrucciones de mi cliente, la entidad Arthur D. Little, y conforme a las conversaciones mantenidas en los últimos días, le envío el borrador de los documentos necesarios para modificar la estructura del órgano de administración de la sociedad Eos-X Spaceship Company y designar a los nuevos miembros del Consejo de Administración de la misma», señala el correo electrónico.

«Dada la urgencia de la situación, le ruego nos manifieste en el plazo máximo de dos días su aceptación a la propuesta. De no recibir contestación, entendemos que no muestra conformidad en ejecutar los acuerdos alcanzados y mi cliente ejercitará otras alternativas para recibir el pago de las facturas emitidas y los trabajos pendientes de facturar», finaliza.

Kharbachi se negó desde un primer momento a ceder el 35% del capital de la empresa al ex jefe de Arthur D. Little, que ya en un correo electrónico de diciembre de 2020 se lo había planteado -según el escrito de la querella-. Ante su negativa, Mira le envía otro correo electrónico desde su cuenta personal en enero de 2021 en el que le pide que acepte «el planteamiento que habíamos acordado».

De no hacerlo, Mira apunta que perderá el apoyo de la consultora y el suyo propio, que ningún inversor querrá invertir su dinero en la empresa sin ellos, y que incluso la consultora y otros acreedores de la firma instarían el concurso de la empresa por impagos.

El resultado de la negativa de Kharbachi a ceder el 35% de la empresa por 3.500 euros y a cambiar el consejo de administración de la compañía para que lo controlara la consultora, a quien había contratado sólo para desarrollar el proyecto, Mira y Arthur D. Little abandonaron Eos-X Space en el verano de 2021 y en septiembre montaron Halo Space, rival de Eos-X Space.

Según la querella, Halo Space se fundó con los secretos de empresa que Mira y Arthur D.Little se llevaron de Eox-X Space, por lo que ha presentado la citada demanda por revelación de secretos de empresa y corrupción en los negocios. Kharbachi denuncia que, como socio de la compañía, Arthur D. Little tuvo acceso a información técnica sobre el proyecto. Además, conformaron el consorcio técnico de empresas que intervendrían en el desarrollo del proyecto y en labores de carácter financiero para la captación de fondos.

Eos-X Space firmó varios contratos con Arthur D. Litte sujetos a fuertes cláusulas de confidencialidad para proteger los secretos de la empresa y la información industrial específica del proyecto. Halo Space no sólo se conformó con el mismo objeto social que Eos-X Space sino que «arrastró a todas las empresas que, en su momento, formaban parte del consorcio técnico del proyecto de Eos-X». Estas empresas también tienen la condición de querellados ya que también estaban sujetos a fuertes cláusulas de confidencialidad. Entre estas empresas se encuentran CT Engineering, Aciturri Aerostructure y GMV.

Halo Space señaló a este diario que «el turismo espacial a la estratosfera se basa en tecnologías aeroespaciales desarrolladas y probadas durante más de 60 años, como globos estratosféricos, cápsulas presurizadas y paracaídas para el descenso y el aterrizaje. Además de HALO Space, todas las empresas que trabajan en el desarrollo de sistemas de turismo espacial a la estratosfera en Estados Unidos, Francia y Japón utilizan esas tecnologías maduras, desarrolladas décadas antes de que se creara Zero 2 Infinity».

Y añadió: «Halo Space es un proyecto con desarrollo propio basado en esas tecnologías aeroespaciales. Su proyecto es el más avanzado del mundo y está a la vanguardia del sector del turismo espacial, con hitos como los cinco vuelos de prueba realizados exitosamente hasta la fecha». «Zero 2 Infinity nunca ha tenido ninguna relación contractual con Halo Space o Arthur D Little».

De acuerdo