Los gestores vaticinan que muchos ERTE terminarán en ERE mientras Díaz niega que las empresas tengan dificultades