La tecnología debe proteger los derechos de autor