Los accionistas minoritarios del Banco Popular tachan de “expropiación” la compra.