La familia del diestro pide 3.000 euros a Rocío Cortezo, una fotógrafa catalana que abogó por el «exterminio» de todos los toreros.

El aluvión de demandas preparadas por la Fundación del Toro de Lidia y el despacho de abogados Cremades & Calvo Sotelo, en representación de la familia de Víctor Barrio, ya ha obtenido sus primeros frutos en los tribunales. El colectivo defensor de la tauromaquia ha informado este miércoles de la recepción del decreto judicial que ratifica la admisión a trámite de la demanda civil interpuesta por un supuesto delito contra el honor contra Rocío Cortizo, quien recientemente fue identificada por la Policía Nacional en las labores llevadas a cabo a favor de desenmascarar a los autores de comentarios susceptibles de ser denunciados ante la justicia, vertidos en las redes sociales en perfiles escudados en el anonimato de un pseudónimo.