Cáritas Diocesana de Sevilla y el Despacho de Abogados Cremades & Calvo Sotelo han firmado un convenio de colaboración para dotar de becas a algunos participantes de Proyecto Nazaret durante un año para que puedan formarse. 

El Proyecto Nazaret surge hace doce años y es descrito por sus integrantes como “una iniciativa que surgió de la necesidad de atender a la población inmigrante en situación de vulnerabilidad”. En él hombres, mujeres y familias son asistidos, sin distinción, siendo el objetivo de Cáritas “llegar donde no llega nadie”. Según los educadores sociales parte del proyecto, se ofrece una atención “integral e individual” a todas aquel que forme parte del mismo, sirviendo de apoyo en el ámbito psicológico y jurídico.

 

Él convenio de colaboración firmado entre Cáritas Diocesana de Sevilla y el Despacho de Abogados Cremades & Calvo Sotelo facilitará el proceso de enseñanza y aprendizaje, siendo esto uno de los elementos principales tanto para las personas como para toda la sociedad. El acceso a la educación favorece la evolución de un país alfabetizado que garantiza el desarrollo de un próspero futuro social, político y económico.

Es la primera vez que Cáritas y el despacho de abogados realizan una colaboración, aunque la idea es seguir colaborando y hacer extensibles estas becas a más participantes para que tengan la oportunidad y seguir apostando por la formación como un derecho al que deben optar todas las personas. 

En la firma del convenio han estado Francisco José Fernández Romero, responsable del Despacho de Abogados en Sevilla, y Mariano Pérez de Ayala, director de Cáritas Diocesana de Sevilla.