El Deber entrevistó al abogado internacional de Jeanine Áñez. El viernes la hija de la expresidenta de Bolivia fue escuchada por la CIDH. Ahora es el turno del Gobierno. Si el organismo emite la cautelar, debe salir de la cárcel de inmediato.

Trabajó con el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó y el político de ese país, Leopoldo López. Es socio de la firma internacional de abogados Cremades & Calvo-Sotelo Abogados, con sede en Madrid, España. Este despacho Internacional presentó ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) la demanda de medida cautelar en favor de la expresidenta Jeanine Áñez, y lo hizo con ella bajo la modalidad pro bono.

– ¿Qué son las medidas cautelares de la CIDH ?

La CIDH forma parte del Sistema de protección de esta materia que contiene la OEA, y entre múltiples funciones tiene la potestad de proteger de manera preventiva, cautelar, a una persona que haya sido objeto de violaciones graves de sus derechos humanos o de amenazas graves a la privación de éstos, y que estos hechos graves actuales inminentes también generen un peligro en condiciones de afectación y que no puedan ser remediados, si no es a través de un mecanismo de protección inmediato y eficiente.

Se activa especialmente cuando el propio Estado, que es el llamado a proteger los DDHH, no cumple con esa obligación.

– ¿Áñez accede a ellas porque el Estado no la protege?

Absolutamente sí. Porque el Estado no accede a la protección de su salud con fines de restitución, por el contrario actúan para mantenerla estable y mantenerla en vigilancia. Todo eso no se constituye en actos médicos reales, que participen profesionales de diversas especialidades, médicos de su confianza y que sus actos médicos estén dirigidos a la real restitución de salud .

Indiscutiblemente estamos en presencia de una violación de Derechos Humanos. Y si a esta circunstancia le incorporamos otros aspectos de igual gravedad, tales como la sistemática persecución penal, el añadido de diversos cargos en forma constante, cargos que son anunciados por funcionarios públicos primero y luego por la Fiscalía con un importante componente político. Si a esto también le sumamos la forma de cómo es trasladada, con un excesivo operativo policial, que implica actos de hostigamiento, aspectos criminalizantes, y toda esa campaña de estigmatización que se ha realizado en su contra, para hacerla ver cómo que ha participado en la perpetración de varios hechos punibles, a pesar de que no ha sido condenada por un Juzgado por un Tribunal, afectando su Derecho fundamental a la protección al respeto de la integridad física en cuanto a su salud psíquica, en cuanto a su salud mental y respeto a su integridad moral. También en cuanto a la afectación de su reputación y la estigmatización, hacerla ver públicamente como partícipe hechos punibles.

Todo este cúmulo de circunstancias, que se encuentran íntimamente relacionados con actuaciones de funcionarios del Estado de Bolivia y la han llevado a un cuadro grave de afectación física y psicológica, de Jeanine Áñez, la hace acreedora de medidas cautelares.

– ¿Cómo asumió el caso?

Desde hace varios meses yo he estado en contacto con los abogados de la ex presidenta Áñez, quienes después me han consultado la posibilidad del ejercicio de diversas acciones internacionales, en las que hemos estado trabajando, pero esta situación acontecida desde el anterior fin de semana (el intento de autolastimarse), a nuestra manera de ver, le ha concedido ese carácter de gravedad y de alto riesgo de salud que pueda tener Jeanine Añez en prisión, en las condiciones en las que se encuentra actualmente, sin un tratamiento médico eficiente.

– Su hija Carolina fue escuchada, ¿cuál es el procedimiento que viene?

Sí en efecto se produjo una vista, un conversatorio en el cual la hija de la ex presidenta Áñez ha podido tener la posibilidad de expresar dos aspectos que son fundamentales, primero su carácter de víctima, recuerde que hemos también planteado que esta joven, Carolina Ribera, también ha sido objeto de declaraciones estigmatizantes y de amenazas en su contra, en condiciones que también son merecedoras y acreedoras de la protección cautelar de la CIDH.

Por otro lado y no menos importante, es su carácter de testigo, ella es un testigo en primera linea, cómo ha sido su proceso sistemático de grave deterioro de la salud de Jeanine Áñez, y ella lo ha narrado con precisión con todos los soportes documentales vinculados a diagnósticos.

 ¿Qué es lo que viene ahora?

La CIDH debe darle, por supuesto, derecho al Estado Plurinacional de Bolivia para que éste responda a todos los alegatos que hemos presentado, este argumento es todo cuánto tengo bien a decir, le darán un plazo perentorio en una comunicación que es de carácter secreta, a la que no podemos nosotros tener acceso, así como ellos tampoco pueden tener acceso a todos nuestros argumentos, sólo un resumen de ello, y luego la CIDH, debe dictar una decisión. El tiempo depende de la celeridad que le dé el organismo y la respuesta del Gobierno.

– ¿Qué implicación tienen o deberían tener esas medidas en el Estado Boliviano?

Estas medidas cautelares son vinculantes para los Estados. Nosotros haremos uso de las herramientas del Derecho Internacional Interamericano y del Derecho boliviano para hacerlos valer, incluso de conformidad con la propia Constitución boliviana, estas medidas cautelares son vinculantes para el Estado, lo que diga la CIDH tiene que ser acatado por el Estado; en derecho, la necesidad del restablecimiento total y absoluto de la salud de Áñez, y que pueda ser juzgada en libertad como corresponde.

-¿Usted cree que el Gobierno, la justicia boliviana acatarán las medidas cautelares de la CIDH, si de hecho hasta ahora y pese a la salud deteriorada de Áñez, no la dejaron salir de la cárcel a un centro médico?

Si el Estado de Bolivia no cumple con esas medidas, pues nosotros seguiremos intentando acciones internacionales, en todas las instancias pertinentes.

-¿Usted conoce otros casos en los que se habrían emitido medidas cautelares de esta instancia de la OEA en Bolivia y que se hubieran acatado?

Hay un caso en Argentina, el de Milagros Salas, en 2017. También fue detenida por motivos políticos, con salud deteriorada como consecuencia de constantes imputaciones, hostigamiento, persecución política y las amenazas de las cuáles era objeto, las mismas condiciones que Jeanine Áñez, y también con un intento de suicidio en la cárcel. Le dieron la cautelar y esto fue completamente acatado por el Estado argentino.

-Usted representó al presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó y al político venezolano Leopoldo López en este proceso, ¿cómo fue esa experiencia?, ¿Qué resultado se ha logrado en Venezuela con el Gobierno de Maduro?

En ambos casos, la CIDH ha dictado las medidas cautelares, pero Venezuela ha desacatado, ha desatendido por completo las mismas. Esperemos que esto no pase en Bolivia.

– ¿A qué se arriesga el estado de Bolivia, si es que Jeanine Añez muere?, ¿cuál es la consecuencia para el Estado Boliviano de un resultado de este tipo?

La consecuencia para el Estado Boliviano es una inmediata, clara e inequívoca responsabilidad Internacional por la violación de Derechos Humanos.

Pero también existe responsabilidad personal, individual, directa de parte de los funcionarios que están llamados a proteger, a garantizar sus derechos fundamentales y su vida

– ¿Puede llegar al presidente?

Sería extremadamente grave. Esta responsabilidad recaería sobre los directores de los establecimientos penitenciarios, la Policía que ha generado todo este hostigamiento. Eso tiene toda una cadena de responsabilidades. Si la señora Áñez muere, la responsabilidad puede llegar hasta el presidente que, como primer mandatario constitucional está en la obligación de velar por los derechos de todos los ciudadanos y ciudadanas del Estado Plurinacional de Bolivia.

 

Noticias relacionadas

¿Qué similitudes hay entre el caso de Áñez y el de los presos políticos del régimen de Maduro?

Abogado denuncia ante la CIDH las amenazas del diputado Cuéllar contra la hija de Añez

Denuncian ante CIDH a Diputado del MAS por amenazas a Rivera