INTRODUCCIÓN

El pasado 29 de septiembre tuvo lugar en Valencia, en el Ateneo Mercantil, el II Congreso Nacional de la Sociedad Civil con el lema “Relanzar España”, bajo la Presidencia de Honor de S.M. el Rey. Más de un centenar de personas asistieron presencialmente, y varios miles lo hicieron telemáticamente.

 

I CONGRESO NACIONAL DE LA SOCIEDAD CIVIL

El II Congreso Nacional ha sido convocado por la Asociación Nacional Sociedad Civil Ahora, SOCIA, al igual que su primera edición, que se celebró en el Real Casino de Madrid los días 27 y 28 de febrero del 2020. En el mismo participamos 130 ponentes del máximo nivel, y asistieron más de 1.200 personas y telemáticamente lo siguieron varias decenas de miles. Yo tuve la satisfacción de presidir la Mesa “El fortalecimiento y articulación de la sociedad civil”. En total fueron 16 las Mesas, precedidas por un Debate Inaugural entre los presidentes Felipe González y José Mª Aznar, además de los actos de inauguración y clausura presididos por muy destacadas personalidades. Todo ello se refleja con amplitud en el libro que editamos sobre el Congreso Nacional con el título REPENSAR ESPAÑA. Reflexiones desde la Sociedad Civil, y entregamos a S.M. el Rey -22/I/2021, entre otros destacados líderes.

 

II CONGRESO NACIONAL DE LA SOCIEDAD CIVIL

En el II Congreso Nacional de la Sociedad Civil se desarrollaron 12 Mesas, que se agruparon en 4 Sesiones de Trabajo bajo los elocuentes títulos: Los fundamentos de la convivencia; Un proyecto de Nación para España. Regenerar, construir y resetear; La sociedad civil y la política; y Lo que nos hace diferentes y nos distingue en el mundo. Mi intervención estuvo centrada en este último apartado, en el área European Cultural Meritage, en mi condición de presidente de la Asociación para la Difusión y Promoción del Patrimonio Mundial de España, ADIPROPE. España es el tercer país del mundo con más Patrimonio reconocido por la UNESCO.

 

Es de destacar la presencia en el II Congreso Nacional de varias personalidades, entre ellas, Romano Prodi, Presidente de la Comisión Europea -1999/2004-, y Primer Ministro Italiano -1996/1998-. Presido el II Congreso Nacional, Aldo Olcese, Presidente de la Asociación Nacional de Sociedad Civil AhoraSOCIA, que lo presento y resumió sus conclusiones en el acto de clausura.

 

ESPAÑA HOY

Estamos viviendo o mejor dicho sufriendo una etapa especialmente difícil, crítica y más que preocupante. Un problema que habitualmente se plantea en nuestro ámbito occidental es cómo superar la desconfianza que existe entre la sociedad civil y los partidos políticos, especialmente de los partidos políticos respecto a la sociedad civil. Considero que no solo es posible, sino necesario y urgente potenciar la presencia y la proyección de la sociedad civil junto con el fortalecimiento de los partidos políticos. Precisamos partidos políticos estables, representativos, fuertes, prestigiosos, democráticos en su funcionamiento interno, volcados en una rica vida parlamentaria, abiertos a la sociedad, alejados de planteamientos oligárquicos, y con una financiación transparente, y liderados por los mejores de nuestra sociedad. Pero también necesitamos una sociedad civil participativa, dinámica, creativa, innovadora… y sobre todo independiente.

 

Para fortalecer la democracia, sistema de gobierno débil y complejo, es indispensable desarrollar políticas democráticas que promuevan ciudadanías participativas en el área del poder. La democracia es el fruto de un largo aprendizaje y de un diario ejercicio.

 

España requiere de una sociedad civil fuerte, dinámica y articulada, con capacidad de iniciativa y de influencia pública, social y política.

 

Es indispensable promover la unidad de acción y de propósitos, así como la necesidad de concentrar esfuerzos y aunar voluntades en el desarrollo de los proyectos y actividades impulsadas desde la sociedad civil y al servicio del bien común.

 

Tengo la plena seguridad que el II Congreso Nacional de la Sociedad Civil, marcará un antes y después para nuestra sociedad civil. Aunemos esfuerzos para que nuestra ciudadanía sea más participativa y solidaria, nuestra sociedad civil más fuerte y presente, y nuestra democracia más plena y responsable.