La nueva frontera del buen gobierno corporativo se llama "involvement"